LA CONEXIÓN

LA CONEXIÓN

SPAM
SPAM
Compartí:
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

La Conexión es una memoria político ancestral, luego una reflexión acerca de un doble discurso que posee la fotografía.

Por un lado ésta nos hace creer que en ella podemos recuperar el acto, el sujeto, el pasado. Por otro lado debemos saber que no lo devuelve jamás, al contrario, es la prueba de su pérdida. Como mucho, se metamorfosea.

Identificar mi genealogía familiar modifica mi subjetividad fotográfica.
Es por ello que no hago imágenes para recordar, las hago para seguir viviendo.

En primera instancia La Conexión surge con la intención de recuperar el retrato que nunca le realicé a mi difunto abuelo, Bruno Martínez. En ésta, se produce un cruce entre su historia y mi vida personal.

Así, objetos que le fueron propios, espacios de la casa, paisajes que habitó y fotografías extraídas del álbum familiar, a través de (re)interpretaciones, tienen como objetivo evocar la ausencia de su imagen.

En la segunda etapa del trabajo me propuse retratar una selección del archivo familiar compuesto por diversas piezas como actas de bautismos y censos de la provincia de Entre Ríos, fotografías familiares situadas en la provincia del Chaco y fotografías situadas en mi antigua casilla del barrio Monte Chingolo.

Aquella antigua casilla hoy es una pared de cemento y ladrillo que se observa en «puente» donde un retrato de Armando, Felix (el primo de mi abuelo) y Bruno, en una cena familiar, complementa una suerte de mapa que vincula un pasado familiar e histórico, junto a un presente y un futuro incierto.
La pared en ambas fotografías es la misma.

AUTORES: