San Martín : memoria histórica, presente y futuro

"estratega, leal, desinteresado, previsor, disciplinado y una convicción de hierro"

"estratega, leal, desinteresado, previsor, disciplinado y una convicción de hierro"

San Martín : memoria histórica, presente y futuro

Compartila:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Primera parte.

José de San Martín es sin duda el ícono del sentimiento americano. Tratar de abordar su figura parece una tarea inabarcable, pero intentaremos acercarlo, pues es tan amplio su legado que nada de lo que encontramos mediante sus cartas, documentos y testimonios es desechable.

San Martín fue un hombre que sin dudas comprendía las condiciones históricas en que le tocó llevar adelante sus acciones, también supo en cada momento, desencadenar la resolución de las necesidades de los pueblos. Logró con su ejemplo y su idea, que la entrega total a las causas emancipatorias de su época, tome cuerpo en muchos hombres y mujeres de la década en que se desarrollaron las revoluciones independentistas de toda nuestra América del Sur.

Prócer en Argentina y Perú, también debería serlo en Chile pero por sus enfrentamientos con las élites locales (que rompieron el sueño americanista de la Patria Grande ideado por Simón Bolívar) sólo es recordado dentro de la gesta independentista como uno de los actores principales en suelo chileno.

Las cualidades que lo han llevado a convertirse en un líder son muchas: estratega, leal, desinteresado, previsor, disciplinado y con una convicción de hierro son algunas de las características que rodean a San Martín. “Prometo a nombre de la Independencia de mi patria, no admitir jamás mayor graduación que la que tengo, ni obtener empleo público y, el militar que poseo, renunciarlo en el momento en que los americanos no tengan enemigos.”

Nuestro primer gran disparador es ¿Qué lo que lo llevó a luchar por la Libertad, en tierras donde sólo existían incertidumbres, pobreza y confusión? Dejar España y aventurarse en estos horizontes imprecisos para combatir contra un enemigo poderoso, la improvisación y los descreídos. En busca de este gran sueño escribió varias páginas de la Historia rompiendo cadenas contra viento y marea en una época, como todas, llena de contradicciones e intereses, que se presentaban en forma de mezquindades, envidias, intrigas políticas, calumnias; dificultades que nunca lo alejaron de su objetivo: La Libertad para Toda América.

Su formación

Es, quizá, el mismo ejército español que lo formó militarmente el germen de ese sentimiento emancipador. En esa España enredada en la lucha de liberación frente a un imperio invasor (Francia) es donde surge la primera diferenciación, pues dentro del ejército peninsular nos encontramos con una tensión que va a ser el inicio de las luchas independentistas americanas. Las fuerzas armadas estaban muy politizadas por el contexto, había fuertes debates en torno a cómo sería la organización de España luego de ser expulsados los invasores franceses, los oficiales se dividían entre monárquicos y liberales. De hecho con el regreso del tan ansiado y deseado Fernando VII al trono en 1814 queda definida la pugna en favor de los absolutistas. Pero además debemos agregar otra tensión dentro del ejército español: españoles vs americanos. Y es aquí donde ubicamos a San Martin, como a tantos otros militares nacidos en América pero crecidos y madurados en España, que siente que pelea en una causa que no es suya y que lucha por una liberación que no lo identifica.

Para éste período, hablamos de 1800 en adelante, ya estaba establecida y difundida la práctica de organizaciones secretas que unían a distintas personalidades de la sociedad europea detrás de algún fin concreto. Éste es el camino que desarrolla el patriota venezolano Francisco Miranda, desde Londres, con el fin de conseguir la Emancipación de las Colonias Españolas en América. Así, confluyen, en la LOGIA CABALLEROS RACIONALES N°7 Alvear, San Martin, O´higgins y Zapiola entre tantos otros americanos.

Esta sociedad secreta se ponía al servicio de los pueblos oprimidos por el absolutismo monárquico y conociendo los primeros movimientos revolucionarios en Caracas y Buenos Aires cada uno de sus miembros decide retornar al lugar de su nacimiento a fin de colaborar en la lucha que comenzaba a desarrollarse en América.

50 días de navegación parecieron un siglo

El 9 de Marzo de 1812, en un barco inglés, arriban a Buenos Aires varios militares rioplatenses que traen consigo la idea indeclinable de la Libertad de América sin importar los obstáculos. Para ello conforman una sociedad secreta, que se articula rápidamente con los restos de la sociedad secreta morenista (Sociedad Patriótica), llamada Logia Lautaro en honor al cacique araucano que resistió y le marcó el límite a la invasión española en Chile 3 siglos atrás. Esta logia funciona como organización política secreta que permite a muchos revolucionarios patriotas tener una estrecha relación y unificar sus ideas. Pese a ser el oficial de mayor graduación entre los recién llegados, la figura del Teniente Coronel San Martín es irrelevante para la sociedad rioplatense de entonces, pues no es hijo de ninguna familia de la élite local, como si lo era su compañero de viaje Carlos de Alvear.

La Logia Lautaro fue concebida bajo la inspiración del bien general, sin contrariar la tendencia revolucionaria, apoyó las reformas democráticas y dió nacimiento a la primera Asamblea General que proclamó la soberanía popular. San Martín pretendía ponerla al servicio exclusivo de la lucha por la libertad y la independencia sudamericana. Sin embargo, su mirada iba chocar con la de Alvear, que la utilizaría como instrumento para servir a sus intereses personales. San Martin, lejos de enredarse en estas disputas, se despega de las tensiones dentro de la élite de Buenos Aires y sigue su camino en busca de llevar a cabo su plan.

Las acciones políticas de San Martin en Buenos Aires son escasas pues su objetivo no estaba en resolver la lucha de facciones locales. Podemos mencionar como un hecho trascendental su accionar, junto al Regimiento de Granaderos a Caballo, el 8 de Octubre de 1812 en la plaza de la Victoria pidiendo la renuncia del Primer Triunvirato e influenciando en la selección de los miembros del Segundo Triunvirato.

Las Acciones Militares en suelo rioplatense también son escasas pero muy importantes en el desarrollo de su plan emancipador:

– El combate de San Lorenzo (3/2/1813) donde se muestran la eficacia de las tácticas napoleónicas (de quien admiraba sólo las estrategias militares). Dicha batalla llenará de honores y elogios a San Martín en Buenos Aires, y esto generará que Alvear sintiera que se debilitaba su poder en la ciudad, por eso aprovechará las derrotas de Manuel Belgrano en Vilcapugio (1/10/1813) y Ayohuma (14/11/1813) para enviarlo a Tucumán a reorganizar el Ejército del Norte.

“Yo no me he encontrado más que los tristes fragmentos de un ejército derrotado. Un hospital sin medicinas, sin instrumentos, sin ropas, que presenta el espectáculo de hombres tirados en el suelo que no pueden ser atendidos del modo que reclama la humanidad y sus propios méritos. Unas tropas desnudas, con trajes de pordioseros. Una oficialidad que no tiene cómo presentarse en público. Mil clamores por sueldos devengados. Gastos urgentes en la maestranza, sin la cual no es posible habilitar nuestro armamento para contener los progresos del enemigo” (Oficio al gobierno de Buenos Aires en 1814, después de hacerse cargo Ejército del Norte)

– La reorganización del Ejército del Norte, tomando los consejos de su amigo Belgrano, implica una línea de defensa móvil sostenida por tropas irregulares que permita ejercer el factor sorpresa y generar confusión y desorganización en las tropas regulares invasoras. Rápidamente entiende que el camino para llegar a Lima no es por esa ruta, por eso pide licencia por enfermedad al Director Supremo Posadas (tío de Alvear) para retirarse hasta Córdoba y luego pedir que lo designaran gobernador de cuyo, concentrando el poder político y el poder militar de la región.

¿Cuáles fueron las acciones de gobierno de San Martín en la región de cuyo?

Hablar de Mendoza es hablar de San Martin, porque si bien fue gobernador de cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis) su obra se ve claramente en la ciudad de Mendoza. Su objetivo es poner en marcha una economía para la guerra independentista y lo cumple de tal manera que deja sentadas las bases del desarrollo económico de Mendoza.

Su llegada, en septiembre de 1814, coincide casi simultáneamente con la caída de los patriotas chilenos en Rancagua. Este suceso cambia el panorama, 500 soldados comandados por O´Higgins cruzan la cordillera hacia Mendoza y se ponen al servicio del plan americanista, el cruce de los Andes deberá esperar, ya que el país está dominado por los enemigos. San Martín comprende que debe forjar una alianza con la élite mendocina, que será su más fiel defensora cuando su padrino de boda (Carlos María de Alvear) como director supremo lo destituya del cargo. Cabe recordar que en esa época la designación de los gobernadores se hacía desde Buenos Aires, y los intereses que allí se jugaban tenían más relación con el manejo del puerto y el comercio (principalmente con el imperio Británico) que con la empresa libertadora.

La falta de recursos para la contratación de soldados obliga al reclutamiento forzoso. No sólo los vagos, desertores y esclavos serán incorporados al ejército sino que también los hijos de la élite son convocados, aunque muchos de ellos se rehusaron a cumplir el mandato. Quienes no se presentan voluntariamente se sumarán obligatoriamente durante 5 años al ejército de línea.

Recorrer la ciudad de Mendoza hoy es recordar y reconstruir la obra de San Martin como Gobernador, es el legado de un excelente administrador de recursos en una provincia que no contaba con excedentes. Tomó como pilares de su administración los valores con los que concebía la vida, la austeridad, la justicia y la educación. Por eso, describiremos las acciones de gobierno que muestran su concepción sobre el desarrollo de la economía y la sociedad.

– Aumento de Recursos y Disminución de Gastos: Regularizó impuestos a la riqueza, a la venta de carne e impulsó contribuciones especiales a los más ricos de la sociedad. Al mismo tiempo, redujo a la mitad los salarios de los funcionarios: “Desde hoy quedan nuestros sueldos reducidos a la mitad. El empleado que no quiera donar lo que deja de percibir, recibirá un boleto para su abono en mejor circunstancia”(Fuente: Nicolás Cuello, Anecdotario y directivas de San Martín)

– Promovió la exploración de plomo y cobre forjando el futuro minero de la provincia.

– Amplió el sistema de canales favoreciendo la expansión de las zonas agrícolas y creando verdaderos oasis en una provincia que lejos de los cursos de agua era un desierto.

– Fomentó la Educación a partir de la creación de la primera biblioteca pública.

– Ordenamiento y limpieza de ciudad: prohibió el paso a trote de los caballos, extendió el paseo de la alameda, donó solares de tierra para los soldados y cerró las pulperías los días de semana después de las 10 de la noche.

Queda claro que el gobierno de San Martin está orientado a la maximización de los recursos para cubrir la enorme empresa que significaba cruzar los Andes. Aun así, todo el esfuerzo de la sociedad mendocina no alcanzaba. Se necesitaba de dos puntos fundamentales:

  • La declaración de independencia.  Esto se ve claramente en la cantidad de cartas que se escribe con Godoy Cruz (diputado por Mendoza en el Congreso de Tucumán). “¿Hasta cuándo esperaremos declarar nuestra independencia?¿ No le parece una cosa bien ridícula acuñar moneda, tener pabellón y cucarda nacional y por último hacer la guerra al gobierno de quien en el día se cree dependemos?¿Qué nos falta, más que decirlo? Por otra parte ¿qué relaciones podremos emprender cuando estamos a pupilo, y los enemigos (con mucha razón) nos tratan de insurgentes, pues nos declaramos vasallos? Esté usted seguro que nadie nos auxiliará en tal situación. Por otra parte, el sistema ganaría el 50 por ciento con tal paso ¡Animo! Que para los hombres de coraje se han hecho las empresas. Veamos claro, mi amigo: si no se hace, el Congreso es nulo en todas sus partes, porque reasumiendo éste la soberanía, es una usurpación que se le hace al que se cree verdadero soberano, es decir, a Fernandito.”(Carta fechada el 12 de Mayo de 1816)
  • El apoyo de Buenos Aires con dinero, pues las donaciones de las alhajas de las familias patricias mendocinas encabezadas por Remedios de Escalada no alcanzaban.

Otro dato a destacar es el rol que podían cumplir los indios en el plan de distracción, difundiendo el rumor de que el grueso del ejército libertador avanzaría por el sur, fundamental para que las fuerzas enemigas no estén concentradas. Con el propósito de conquistar la simpatía de los pueblos originarios los convocó a su campamento en el Plumerillo: Conocedor de las costumbres indias, cuando llegaron los parlamentarios los recibió sentado en el suelo. “Los convoco para informales que el ejército de los godos pasará de Chile para matar indios y robarles mujeres e hijos; yo también soy indio, voy a impedirlo. Para eso necesito contar con la licencia de ustedes, que son los dueños del país. Pasaré los Andes y terminaré con ellos.”(Fuente: Nicolás Cuello, Anecdotario y directivas de San Martín)

Continuará , lo demás no importa nada…

AUTORES: