"Hay que querer darse el espacio y responsabilizarnos por nuestro placer, autoexplorarnos para conocernos."

SPAM

SEXO Y PANDEMIA

"Hay que querer darse el espacio y responsabilizarnos por nuestro placer, autoexplorarnos para conocernos."

SEXO Y PANDEMIA

Compartila:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

En esta oportunidad desde Spam decidimos patear algunos tabúes y hablar de sexo y pandemia. Para ello invitamos al sexólogo Lucio Barril y a Natalia Olivera.

El desafío del encuentro y el placer, que siempre estuvo, tiene un nuevo invitado: el aislamiento de los cuerpos. ¿Será posible que el SEXO se aggiorne a la nueva situación que nos solicita cumplir una cuarentena? La sociedad en la que vivimos, con escasa información y educación sexual, con ideas erradas sobre el sexo, con tabúes políticos y religiosos, hace que a nuestros encuentros de placer no lleguemos solxs, sino acompañadxs de miedos, prejuicios, presiones y ansiedad.

Sumale a esto la PANDEMIA ¡cartón lleno!

¿Qué ideas y qué prácticas se ponen en juego en esta nueva situación en la que estamos? ¿Qué ideas debemos dejar caer para disfrutar del sexo en aislamiento?

Primero la ruptura con el coitocentrismo. El concepto de que hay sexo sólo si hay coito (introducción del pene en la vagina) es errado. El coito es parte (opcional) del sexo. El sexo puede involucrar coito y más cosas. ¿Qué cosas? Besos, franeleo, caricias, masturbación, toqueteo, palmadas, chupeteos, etc. ¿Entonces, por dar un ejemplo, cada vez que nos besamos con alguien estamos teniendo sexo? No. Un beso puede ser un saludo, una muestra de cariño, etc.; lo importante es la intención que le ponemos. Como en la acción de mirar televisión, no siempre es para entretenimiento, a veces es para informarnos, otras veces la ponemos como ruido de compañía o escuchar música, y demás opciones.

 Pero volviendo a lo sexual, cuando damos un beso con intenciones sexuales, estamos teniendo un acto sexual ¿por qué? Porque estamos tratando de estimular/nos sexualmente. ¿Pero si no hay penetración luego de los besos? Están teniendo sexo, puesto que había intenciones de estimulación sexual. ¿Qué es entonces eso de la estimulación sexual? Definirla es tan difícil como describir con precisión el hambre o la sed, por eso caemos en explicaciones que tienen mucho de redundante, o eso creemos. Pero es algo que percibimos, como una oleada creciente de “calentura” (¿?) que surge de nuestro interior y que nos hace sentir placer y bienestar. ¡Esta respuesta sexual no se da solamente en la penetración, de hecho hay muchas personas que se les da mejor por fuera de la misma! Entonces, retomemos.

Tener sexo es tener cualquier acción que involucre estimulación de índole sexual.

Nuestro concepto de COITO = SEXO y NO COITO = NO SEXO nos impide disfrutar de una variedad de formas de conectarnos sexualmente con otres, y somos nosotres les que tenemos la oportunidad de romper con esta idea que implica cuestiones dependientes de lo biológico  y aprender a darnos más libertad sexual.

En segundo lugar tenemos que pensar la desprohibición política de la masturbación, y en esa línea podemos comentar que el Ministerio de Salud de la República Argentina ¡¡¡ya nos dio el visto bueno!!!  El médico infectólogo del Ministerio, José Barletta, durante su breve aporte al bienestar de la salud sexual  enfatizó que el lavarse las manos es “más importante que nunca después de las relaciones sexuales, de la masturbación o después del sexo virtual”.

Aunque en algún punto suene ridículo que nos tengan que “dar permiso”, hay muchas personas que no se masturban, ni lo han hecho antes de la pandemia, por cuestiones religiosas, morales, ideativas o por temor a falsos mitos. Y recalcamos esto, porque es la primera vez en la historia política que se menciona (apenas) a la masturbación, después de muchos años de ser hostigada como práctica pecaminosa y vergonzosa, y jamás aclararse la importancia que tiene , ni limpiar su nombre de tremendas injurias.

La masturbación es una práctica saludable, nos permite el autoconocimiento y la conexión con nuestros gustos y capacidad de percibir placer.

La desprohibición también depende de uno. Hay que querer darse el espacio y responsabilizarnos por nuestro placer, autoexplorarnos para conocernos. Aislados, en nuestros hogares, es una muy buena oportunidad para intentarlo.

Desde el Ministerio de Salud, también agregan que “en este escenario, herramientas que hoy tenemos disponibles como las videollamadas o el sexting puede ser una buena alternativa”

El sexting no es algo nuevo, pero ante la necesidad de mantenernos a salvo, teniendo el menor contacto físico posible, es una práctica que aumentó.

sexting

¿Qué es el sexting?

Se llama así al intercambio de contenido sexual por vías virtuales. Puede ser mandarse mensajes “subidos de tono”, enviarse fotos o videos sugerentes, o hacerse una llamada / videollamada para tener sexo a la distancia con la tecnología como aliada.

“Y…pero no es lo mismo”. No, claro que no es lo mismo, es OTRA forma más de tener sexo hoy día, pero no deja de ser SEXO.

Estamos en una situación de aislamiento físico social forzado por una pandemia a nivel global. No obstante, nuestra necesidad de contacto sexual sigue ahí. Y en este contexto, podemos intentar darnos permisos para explorar nuevas formas de conectarnos sexualmente con otres y con nosotres. Aprovechar para abrir más nuestros sentidos y descubrir nuevas formas de placer. A su vez, podemos desligarnos de la obligatoriedad social de la penetración, y así librarnos de algunas dependencias anatómicas (si se para el pito, si no se para, cuanto tiempo, si entra, si no entra, y ufff…mil más) que nos alejan del verdadero sentido del sexo: placer, conexión y disfrute.

#HASHTAGS: Pandemia | sexo | sexting

AUTORES: