"Te guste o no te guste somo’ el nuevo rock and roll"

SPAM

Trueno: ese “mocoso Atrevido”

"Te guste o no te guste somo’ el nuevo rock and roll"

Trueno: ese “mocoso Atrevido”

Compartila:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Mateo Palacios Corazzina (Trueno) nació en la Ciudad de Buenos Aires, tiene 18 años y es el último campeón argentino de la “Batalla de los Gallos” que organiza de forma anual una conocida bebida energizante. Sus comienzos fueron a la par de su padre, el rapero Peligro, quien desde chico lo introdujo en el ambiente del arte y del hip hop. Apenas pisó la adolescencia se convirtió en influencer y comenzó a participar de las competencias de freestyle con suficiente éxito como para coronarse en una de las más importantes que se realizan en nuestro país, y que también sirvió de trampolín para su coterráneo, Wos.

Hace algunos meses, y como parte de una inteligente maniobra publicitaria para difundir su disco debut enemistó hacia dentro del mundillo del trap haciendo blanco en Duki y agitó el avispero puertas hacia afuera con una proclama irreverente tanto para los amantes del rock como para quienes sin serlo aún se preguntan ¿qué es el trap?:

“Te guste o no te guste somo’ el nuevo rock and roll”.

agita un Trueno exaltado desde los versos de su éxito Sangría.

Hace solo tres semanas, su esperado disco debut llegó a las plataformas digitales y su track “Mamichula”, en colaboración con Nicki Nicole, se mantiene hace semanas en la cima de la lista Hot 100 de Billboard Argentina, en la que, por otra parte, no se incluye ninguna canción rock.

Mucho se ha dicho de Trueno en los últimos días, cuando un grupo numeroso de amantes del género teóricamente atacado, se puso en posición de combate y recorrió todo el arco de la disyuntiva yendo desde la defensa cerrada hasta el ataque desenfrenado y la efusión de veneno, pasando por la perspectiva social, música y hasta moral de un hecho que quiérase o no, concentró por un breve momento la opinión de los argentinos en el contexto de una inédita crisis planetaria.

Pero mas alla de lo enunciado, como asi lo afirman los seguidores del turf “los pingos se ven en la cancha” y Atrevido, la carta de presentación de Trueno, es ante todo un disco excelente desde el punto de vista de la edición y la mezcla, que cuenta con una producción impecable, fresca y detallista, que coloca a un interesante arco instrumental en su debido lugar sin abusar de los recursos y que evoluciona haciendo un uso inteligente de los bajos y de los silencios.

El álbum comienza con la locución profética de un infante: “soy Trueno Niño y cuando sea grande la voy a re acotar”,  y lo que sigue a continuacion es un compendio de los tópicos que recorrerán una y otra vez las letras del disco: la autoreferencia, el barrio, los enemigos, las mujeres, la marihuana y su amor por Boca Juniors.

Ya desde el principio su prosa es un tanto estéril de poesía y en cambio dirige sus municiones hacia la descripción de su mundo más próximo, abandonándose así a la asociación libre y a la descripción barrial que parece apreciar a través del parabrisas de un auto bajito, que circula lento por el barrio de La Boca.

“Rain II” avanza en el mismo sentido que el track inicial, aportando un estribillo que invita a quedarse pero es recién en “Atrevido” cuando Trueno comienza a despuntar lo que será su propuesta llena de estructuras innovadoras que rompen con la vieja fórmula de estrofa, puente y estribillo usada hasta el hartazgo en el pop y el rock.

La línea argumentativa de “Cucumelo” recoge elementos de la lógica reggatonera para presumir de su presente ante una ex y terminar arrojando algunas referencias políticas poco profundas que, sin embargo, evidencian un sentimiento de “no hay futuro” al mejor estilo punk rock.

La intensión prosigue en la siguiente pista donde por primera vez aparece el flow del que su generación tanto presume y las cosas cambian radicalmente. “GPS” es un hit indiscutible que toda una generación va a estar disfrutando en fiestas y boliches, rematado por la contribución de Aleman que acelera el ritmo en el momento preciso para llegar al estribillo y hace volar todo por los aires.

Después del subidón llega la calma con “Azul y oro” que es, como si faltaran referencias territoriales, una oda al barrio de La Boca. Armada con una guitarra española y un ritmo digno del latin pop, aporta una apuesta interesante desde lo instrumental y funciona de visabra para entrar en la segunda y mas interesante mitad del álbum. Tres minutos más tarde llega “Sangría” para retomar la línea enunciada por “GPS” y convertirse en todo un manifiesto para quienes quieran entender de que está hecha esta nueva generación de artistas que se autoproclama como el nuevo rockanrol. Aquí, la guitarra que venía destacándose por su prolijidad asalta la lógica gangsta con un riff skater que corona a la mejor canción del álbum pero, ¿porque no rapearla dos minutos más y dejarlos a todos contentos? Es que sin duda ese beat tenía más hilo en el carretel que será seguramente, desenrrollado en la versión en vivo. Este track, en colaboración con Wos, es sin ningún lugar a dudas el camino que debería seguir el trap para abrirse un espacio en la música popular que le permita quedarse.

Pero el disco continúa y promediando el final llega “Neri”, una pista de diseño apuntada a las discotecas que pocas variantes aporta machacando con la autoreferencia, la adulación a los vicios y una emulación del reggaetón más soberbio. Inmediatamente después llega “Background” que con una letra divertida se convierte en una especie de tributo sonoro al hip hop de los noventa y que a la vez sirve de puente para llegar al otro hit del disco.

“Mamichula” es un dueto donde Trueno y Nicky Nicole se disfrazan de centroamericanos para contar una historia de amor adolescente, entretenida y dramática, que llega a la toxicidad para cerrar el disco con el sonido de un violín que se pierde en el silencio y desde el cual se yergue, como en el principio, un Trueno niño que súbitamente sentencia el final.

Cancion que lidera el ranking de Billboard Argentina

En suma, un disco ligero que ronda la media hora y que va al grano con su propuesta joven y de consumo rápido. En lo instrumental, el beat es perfecto, la producción, la edición y la mezcla son propios de los mejores del género y su mensaje simple rinde tributo al reviente, al amor adolescente y al barrio sin detenerse demasiado a reflexionar en los avatares de la vida y tomando al mundo como le es dado.

En cuanto a la crítica despiadada y malintencionada que se ha vertido sobre este jovencito no merece ningún tipo de respuesta. Sería bueno que quienes pretenden decirle a las nuevas generaciones como deben actuar reflexionen sobre el mundo y el país que les vienen dejando. Por lo demás, el trap es un movimiento homogéneo que pese a plantear la confrontación permanente entre sus miembros, a modo de competencia,  muestra también una gran solidaridad interna y acusa una visión del mundo signada por la carencia de vías para el desarrollo personal, la lógica barrial y la represión policial que llevan a una visión un tanto nihilista y cortoplacista de la vida.

Trueno Atrevido Mateo Palacios Corazzina
Mateo Palacios Corazzina alias “Trueno”

Su público, por otra parte, es una generación de oyentes que parece estar menos pendiente de las melodías que sus padres y abuelos, quienes habituados a repetir letras en ingles, habían revisado poco su contenido. En su lugar, estos adultos del mañana parecen ir detrás de la arrogancia que los haga sentir por un rato dueños del mundo y de un mensaje que les sirva de guía en un universo complejo, en el cual sus referentes suelen quedarse escuetos a la hora de poner en práctica su calidad imaginativa que es, muchas veces, inversamente proporcional a la cantidad de marihuana que presumen consumir.

En síntesis, Trueno nos muestra una faceta diferente a la de su brillante performance como freestyler, con un puñado de canciones ritmicas y presumidas que serán abrazadas con júbilo por los “ñeris” del trap en su marcha inclaudicable de camino a la discoteca.

Disco de la semana: Yours, Dreamily, de The Arcs.

Canción de la semana: Pistol made of bones, de The Arcs.

#HASHTAGS: atrevido | disco | duki | nicky | nicole | rap

AUTORES: